DOMINGO 15 DE SEPTIEMBRE 2019 Montgomery County Fairgrounds 500 Perry Parkway Gaithersburg, MD 20877. Info.: 301.900.0788

Jhosse Lora

blog

De pequeño, como José Arcadio, tejió hamacas y colchas en su natal San Sebastián, y como Jhosse Lora tatuó su rica historia musical, sus sueños y su vida sobre cintas magnetofónicas, discos, casete, cds, y la retina de miles de salvadoreños.

Como José Arcadio quizá es conocido por su familia y unos cuantos amigos, pero como Jhosse Lora es una leyenda musical tanto en El Salvador como fuera de nuestras fronteras patrias. Basta navegar por internet para encontrar en estas aguas decenas de canciones y videos con su inconfundible sello: melodías con doble sentido algunas, o temas jocosos que cuentan una historia. Que salvadoreño por ejemplo no ha bailado o no ha visto bailar el Atol de Elote, o fuera de nuestras fronteras que cuscatleco no ha añorado las pupusas al escuchar este tema musical.

Jhosse dio sus primeros pasos musicales con la exitosa agrupación de los 80s Espíritu Libre, pero consolidó su carrera al darle vida al grupo Lora. Desde Espíritu Libre marcó un estilo para componer y cantar, y ese le ha valido para hacer viejos huesos en este género musical que pasa por horas bajas hoy en día.

“Mi estilo de música es de corte popular. Cuando comencé con Espíritu Libre en 1980 me pegaron canciones como la Fiesta de mi Pueblo y las Pupusas. He hecho como 20 canciones dedicadas a la cultura y tradiciones de nuestro país”, dice. Y así es, en 30 largos años de carrera como Jhosse Lora, han sonado en las radios canciones  como el “Tecolote”, el Ascensorista, Pirulo y Simona, el  Tilinte, la Tonta, o el Atol de Elote que ha sido grabada ya por 35 agrupaciones musicales de México. En el ámbito romántico también ha escrito y producido canciones como la Ingrata, Ya lo Pagaras, Necesito Borrarte o el Peche, canción en la cual narra la historia de su padre que también se llamaba José Arcadio.

Empero, la creatividad de Jhosse Lora no se limitó a componer y cantar canciones solo para su grupo, él también fundó y escribió canciones para las Nenas de Caña, Bongo, Algodón, la Chanchona de Arcadio que tuvo un estilo de música campirana y los Hijos del Pueblo de estilo musical Cumbiariachi.

Su trayectoria y aporte a la cultura han sido ampliamente reconocidos, es evidencia la pared principal de su oficina que luce tapizada de pergaminos y reconocimientos entre los que destaca uno otorgado por la Asamblea Legislativa hace siete años. Jhosse dice que en la actualidad resulta un poco complicado vivir de la música, pero él, aparte de querer trasladar toda su herencia musical a Jhosse Lora (Jr), está convencido que no dejara de cantar mientras tenga vida. “Cantaré hasta que Dios me preste vida y la garganta me responda”, sostiene. José Arcadio Aguiñada o Jhosse Lora